Datos Personales

Mi foto
Caracas, Venezuela
T.S.U. en Gerencia Financiera. Diplomado en Finanzas.♥ Diplomado en Biblia ♥ Aficionado a las Ciencias.♥ Trabajo asesorando Tesis de Grado y realizando sus Defensas en Power Point.♥ Amo a Cristo y a su Santísima Madre la Virgen María ♥

Páginas vistas en total



El lago Ness se encuentra ubicado en Escocia. Es un lago alargado donde se dice que habita un famoso monstruo marino llamado por los lugareños “Nessie”, del cual se cree que es el último sobreviviente de la época de los dinosaurios. Según las descripciones, este animal es muy parecido al dinosaurio marino prehistórico conocido como Plesiosaurio.



Como ya se dijo, este lago se encuentra ubicado en Escocia, no es un lago pequeño, tiene 36 kilómetros de largo, 2 kilómetros de ancho y 230 metros de profundidad.

Desde hace varios siglos se escuchan historias de avistamientos, pero lamentablemente las pocas fotos con que se cuenta no son nada convincentes y otras han sido fraudes confesos.


Ciertamente se han filmado cosas raras como turbulencias y burbujas enormes, también unas raras estelas dejadas en al agua, pero la falta de evidencias gráficas convierte esto en un misterio sin conclusión definitiva.

Tal vez todo el mundo se preguntará ¿Por qué no se revisa todo el lago? La respuesta es: que ya se ha hecho, lo malo es que el Lago Ness tiene desembocadura al mar.


Si en verdad se da el caso de que alguna criatura submarina prehistórica tiene preferencias por habitar en ese lago, entonces se corrió con la mala suerte de que cuando se revisó el lago con submarinos, varias naves, radares, sonares y otros equipos, el monstruo estaba de paseo por el océano.

Pero planteemos otras preguntas: ¿Es posible la existencia de un monstruo tan grande en este lago? ¿Es posible que un dinosaurio haya sobrevivido, haya tenido varias descendencias y ahora viva ahí?

La respuesta a estas preguntas es un rotundo Si.

Si es posible y veamos por qué:

Hace relativamente poco tiempo (1976) se descubrió en el océano un gran tiburón al que se denominó “Tiburón Boca Ancha”. Mide 5,6 metros de largo y es el tercero más grande en tamaño, solo superado por el Tiburón Ballena y el Tiburón Peregrino.
Y de aquí podemos inferir que si este monstruo gigante ha vivido en las aguas de este planeta sin que nadie lo hubiese visto antes, ¿porque no es posible la existencia de un dinosaurio marino? El calamar gigante es otro monstruo marino de gran tamaño y nunca se ha atrapado uno vivo, recién es que se tienen especímenes muertos pero antes solo se tenían las sospechas de su existencia. Hay otro animal grande que ha sido pocas veces observado ya que vive en zonas muy profundas del mar. Es el llamado Pez Regaleco. Es una serpiente marina muy larga.
Igualmente los peces gigantes, pocas veces vistos, que se han encontrado en los ríos de Asia nos convencen de que si es posible que un animal marino de tamaño descomunal haya pasado desapercibido por todo este tiempo.
Un último ejemplo nos aporta información extra: es el caso del pez Celacanto. Desde hace varios siglos se pensaba que este pez estaba extinto, del cual solo se contaba con sus fósiles y fue redescubierto vivo en las aguas de las costas de África en 1938. Lo mismo puede pasar con un plesiosaurio aún con su gran tamaño.
Estos ejemplos nos convencen de que un coloso animal si es posible que exista y que por su naturaleza esquiva y tímida solo haya sido visto por muy pocas personas. Aparte de esto sabemos que nuestros océanos son inmensamente grandes y todavía están muy poco explorados.

Por ahora con lo que contamos acerca del Lago Ness es con un montón de historias, unas más lógicas que otras y algunas fotografías nada convincentes.


La fotografía que mas le echó leña a este fuego resultó ser un fraude, confesado 60 años mas tarde por uno de sus autores.


Resulta que en 1.934, un señor llamado Marmaduke Wetherell fue contratado para ubicar al monstruo del lago Ness, pero lo hicieron como una broma.

Este Wetherell se tomó tan en serio su tarea que luego fue tomado a burla por los mismos que inventaron la broma. La burla llegó a tal extremo que fue publicada en un diario, con lo cual fue ridiculizado ampliamente.

Wetherell, herido en su amor propio, como venganza y para enmendar un poco su reputación ideó, junto con un yerno escultor llamado Chris Spurling, hacer una pequeña escultura de un dinosaurio marino, colocarlo en medio del agua y tomarle una foto. Luego le pidieron al médico Robert Wilson que dijera que él las había tomado para darle más credibilidad al asunto.

La foto fue publicada en el mismo diario que antes lo había ridiculizado y muchísima gente la creyó. Ya anciano y apunto de morir, en 1.994, Chris Spurling contó toda la trama que había inventado con su tío, 60 años antes.

No solamente en el Lago Ness se han reportado apariciones de animales marinos gigantes. En el Lago Champlain, entre Estados Unidos y Canadá se han reportado también este tipo de avistamientos, si bien este lago si es cerrado y no tiene conexión con el mar, con lo que sería mas fácil una búsqueda allí que en el Lago Ness.

Igualmente en Australia se han reportado supuestos avistamientos de Plesiosaurios que han asomado su cabeza fuera del agua. Esto fue reportado por un turista que navegaba en un bote.

Otra cosa rara que ha contribuido con este misterio es una extraña fotografía tomada en un barco pesquero japonés en el cual quedó atrapado en sus redes el cadáver de una criatura gigante, en estado de descomposición, parecida a un Plesiosaurio.
Estas fotografías son a mi parecer mucho más intrigantes que todas las demás; son muy curiosas porque si se observan con detenimiento pueden apreciarse aletas como las de un Plesiosaurio, pero por el deterioro que presentó el cadáver no puede asegurarse de que animal se trata.

No son extrañas las historias de animales marinos gigantes, siendo tan inmenso el tamaño de los océanos y tan poco estudiados, puede que muchos de estos animales todavía ni sepamos que existen.

Personalmente he escuchado dos casos en la costa de Falcón de animales marinos gigantes. Uno el de una tortuga gigante en una playa y el otro el de un pez de 3 metros.


El del pez me lo contó un primo cristiano, por lo que no dudo de su palabra. Me cuenta que vio en una pescadería un trozo inmenso de carne de pescado, como un cubo gigante y cuando preguntó de qué tamaño era ese pez, los dueños del local se lo mostraron señalando en el piso al animal muerto. Era un Mero Gigante.

Me dice el primo que el pez medía aproximadamente 3 metros de largo. En otras latitudes como Vietnam y Tailandia se sabe de peces de río (agua dulce) que miden esta longitud pero en las costas del estado Falcón (agua salada) nunca se sabían reportado.

El de la tortuga me lo contó un vecino de la zona y a pesar de lo interesante de su historia no pude corroborarla con más nadie.


Me cuenta que estaba nadando un poco alejado de la playa, cuando lo rozan unas conchas marinas en las piernas que le cortan la piel y le causan otras raspaduras, este joven que antes había nadado por esa zona y la conocía muy bien se sorprende porque sabe que por ahí no hay piedras que sobresalgan del lecho marino.


Aún así se para sobre lo que se había tropezado, creyendo que era una roca, para después darse cuenta que estaba parado sobre una tortuga de descomunal tamaño la cual tenía unas conchas marinas pegadas a su caparazón.

Asombrado y asustado se tira nuevamente al mar y nada a toda prisa hacia la playa, donde al llegar, le cuenta lo sucedido a unos pescadores que allí estaban y estos le dijeron que esa tortuga tenía aproximadamente un mes por esa zona y que parecía que estaba enferma. Ellos mismos no habían notificado nada a nadie para que no se les ocurriera matarla.

Con respecto a las dudas de la existencia de un monstruo marino en el lago Ness deseo contarles algo que puede que sea una posible explicación aunque les advierto que es un poco frustrante:


Desde niño escuché que en una de las playas de Paraguaná, del Estado Falcón, en Venezuela, específicamente en la playa “La Bocaina”, a cinco minutos de la población de “El Supí”, había llegado un extraño cohete arrastrado por las aguas.

Esta playa es conocida porque a ella llegan muchos objetos de otros países arrastrados por las corrientes marinas, he encontrado botellas de Aruba, Curazao, Saint Thomas y de las Islas de Trinidad y Tobago.


En sus costas han llegado ballenas muertas y una boya (creo) que parecía una mina de la segunda guerra mundial, que fue el ejército a investigar y luego dejaron en la playa.

Yo imaginaba que el cohete podía ser uno de las primeras naves espaciales de prueba que había caído al mar y luego arrastrada a esta playa por las corrientes marinas.
Cuando ya de grande por fin visité esa playa para observar el famoso cohete y lo examino con detenimiento, me percato de que, aún con la forma de un cohete este no podía ser un cohete verdadero.

Y no hacía falta que fuera un experto en la materia porque no sé absolutamente nada de naves espaciales, ni aviones, ni cohetes, pero con solo tocarlo y convencerme de que el famoso cohete estaba hecho de fibra de vidrio ya sabía que no podría aguantar las altas temperaturas de un viaje al espacio.

Cuando le comento a un amigo de la zona lo que yo pensaba, el me dijo que opinaba lo mismo que yo, pero me confesó que él mismo era uno de los que mas había propagado la idea del cohete espacial porque eso atraía turistas.

Lo mismo puede estar pasando en el Lago Ness, al que cada año llegan miles de turistas esperando ver el famoso monstruo marino. Ya hay toda una industria turística de hoteles, posadas, clubes de observadores, restaurantes a la orilla del lago, miradores, tiendas de recuerdos, franelas y souvenirs que activa la economía de esa zona.

Yo, como curioso de los misterios, rarezas científicas y amante de la arqueología, me encantaría que se descubriera un animal así y se disipara ese misterio, pero, en honor a la verdad, la inmensa cantidad de relatos de avistamientos confrontados con las poquísimas fotos me crean fuertes dudas.

Esto más bien me hace recordar las historias de otros misterios como Yeti, Pie Grande, El Abominable hombre de las Nieves y Extraterrestres que se dicen han sido vistos por miles de personas pero no se cuentan con fotos ni videos convincentes, lo que hace presumir de son meros embustes o casos de falsa identificación de animales.

Por ahora tanto los curiosos y aficionados como los expertos hacen todos los esfuerzos por capturar imágenes convincentes de este Leviatán.

Lo que nos queda es esperar a que la tecnología nos ayude en este caso misterioso.
Para eso están los satélites, los submarinos, las cámaras digitales, los radares submarinos y el ingenio de las personas.

Por lo menos si es un Plesiosaurio, aparentemente no es un animal de temer, ya que solo se han reportado avistamientos pero no ataques.

En cambio de otros animales como los pulpos gigantes y calamares gigantes si se han reportado ataques desde hace tiempo, incluso hay antiguas historias de ataques a botes y barcos que ahora se sospechan que pudieron ser ciertos, aunque un poco exagerados por el pánico que causaron.
Tampoco parece ser que este animal se asemeje al terrible Leviatán que varias veces menciona la Biblia en el Libro de Job, del cual dice: “¡el terror reina en torno a sus dientes! La espada lo golpea y no se clava, ni dardo, jabalina o lanza, el hierro para el es como paja, madera podrida el bronce, disparos de flecha no le hacen huir, las piedras arrojadas con la honda le parecen pelusa, nada se le iguala en la tierra pues es creatura sin miedo”.

Este es otro de los interesantes misterios que desde niño atraparon mi atención. Aunque no se tengan conclusiones definitivas yo insisto en lo mismo que dije en mí escrito sobre la Atlántida: si este mundo nos parece una maravilla por poseer tantas cosas interesantes ¿Cuánto más interesante no será ese Cielo que Dios nos tiene preparado y que nos espera si cumplimos los mandamientos?

Hermano mío, cumple todos los mandamientos y ya verás en el Cielo todas esas maravillas que nuestro amado Dios nos ha reservado para ese momento.

Por último ahí les dejo otras fotografías supuestamente tomadas de este monstruo, nada convincentes a mi parecer.

Después de haber leído por 30 años acerca de este misterio y visto algunos documentales, mi humilde conclusión es esta: Las posibilidades de que exista un Plesiosaurio son ciertas, pero lastimosamente no tenemos ninguna prueba convincente de que todavía vivan en nuestros mares.

Chao, los quiero mucho.


Category: 5 comentarios

Mis Blogs

  • *El Misterio de La Atlántida* Persiste en la mente de muchas personas una de las historias más seductoras e interesantes que se hayan escuchado: la le...
  • Desde que somos niños muchas personas a medida que van creciendo en estatura lo hacen también en inteligencia y conocimientos y al entrar en contacto con ...
  • Hola a todos mis amigos del planeta. Por favor pongan mucha atención a esto que les quiero decir. Puede que ya hayan caído sin saberlo. De seguro han o...
  • ¿ Se han preguntado para que estamos en esta vida? Algunos me dirán que para ser felices Otros que para gozar Otros que para tener hijos Otros que para d...
  • *Comenzaré diciendo que los zombis existen.* *Cuando en una conversación asomo este tema a veces se me tilda de ignorante y de creyente en superch...
  • Hace un tiempo visité Urumaco, un pueblo de gente humilde y agradable ubicado en una zona semiárida de Falcón, al borde de la carretera Falcón-Zulia, el c...
  • *¿Existió Cristo?* *He aquí pruebas de la presencia de Cristo en la Historia* La existencia de Cristo es un hecho que algunas personas ponen en duda para ...

Una Vieja Chismosa en el Juicio Final

¿Te gusta el Ajedrez?

¿Te gusta el Ajedrez?
Consejos fáciles para Mejorar tu Juego

Tres Pequeños Árboles

Tres Pequeños Árboles
. Mota en el Avila

Pero mas bello es el Cielo

Loading...